Tasación

subasta auction

No hay una norma escrita de la forma en la que una obra debe tasarse (¿por puntos, importancia del autor, época?) Puede que queramos venderla de forma privada, en subasta (la casa de subastas ya establece un precio estimado con sus técnicos), asegurarla, donarla o bien declararla por haber sido heredada.

Los elementos principales a tener en cuenta serán el autor de la obra, si es o no conocido, año de ejecución, la técnica, tamaño de la obra y el estado de conservación.

Conocer el autor nos ayudará a establecer rangos de ventas en los últimos años en piezas similares. De no conocerse podremos hablar de obra atribuida o perteneciente a una escuela o “a la manera de”, haciendo estimaciones. En paralelo, el año de ejecución nos permite encuadrar la obra en una época que puede ser más o menos cotizada. Normalmente las obras más cotizadas suelen ser las ejecutadas en óleo sobre lienzo, con preferencia sobre obra en papel, acuarelas, etc.

El estado de conservación establecerá un espectro de mayor cotización o depreciación en base a cómo se encuentra la obra, conservando su valor en caso de un perfecto estado y disminuyendo y aplicando índices correctores en base a los defectos (pérdidas de pigmento, craquelados, roturas, restauraciones mal hechas o reintegraciones incorrectas)

Leonardo Da Vincipintura cuadro arte

 

 

 

 

 

 

 

Tenga en cuenta que hay obras artísticas que sufren incrementos de precio considerables en muy poco tiempo y viceversa, autores cotizados llegado un momento concreto dejan de interesar al mercado y sus ventas caen incluso quedan desiertas. Es importante mantener tasada su pieza con cierta periodicidad, cada 4 o 5 años, por ejemplo, no solo en el momento de necesitar o querer venderla.

Nuestros peritos tasadores expertos en las distintas épocas, técnicas y autores podrán establecer unos valores referenciales para su obra.